ESTA PÁGINA USA COOKIES


lunes, 22 de mayo de 2017

¿Por qué los Adventistas no usan joyas?

 Hola amigos, les comparto un bien post de Edjenn Santos. Usando palabras sencillas, textos dentro sus contextos y citas del Espíritu de Profecía, hace un resumen del por qué  no debemos usar joyas. Les comparto el post que fue publicado en su facebook que lleva su nombre.

Es probable que el primer pensamiento que nos venga a la mente, al escuchar este tema, sea: “extremismo” o “Fanatismo”. ¿Qué tiene que ver las joyas con mi relación con Dios? Tal vez otros digan: “Bueno, pero yo he visto adventistas que sí usan joyas”. Esto es debido a que la iglesia Adventista no obliga a nadie a dejar de usar joyas, ni tampoco lo hace un tema de discipulado y mucho menos de salvación, sin embargo, como en otras áreas de la vida cristiana, la iglesia tiene una posición.

Esta normativa se encuentra en la Biblia, pero tampoco es un mandamiento; para algunas personas si algo no lleva el título de pecado, entonces no encuentran razones para dejar de hacerlo, pero muchas de las actividades del ser humano no son nocivas en sí mismas sino que tales practicas conllevan a otros aspectos que terminan perjudicando la felicidad del individuo.

1 Timoteo 2:9, 10 dice: "Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos, sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad.  Es común escuchar a la gente decir: “Bueno, pero las joyas no me hacen mejor, ni peor persona” Y es cierto, no lo hace, sin embargo este tema no se trata de moralidad del cristiano, sino de preguntarse qué tan importante son las joyas para mi vida.

Vivimos en una era en donde sería mentira decir que no nos importa la moda; no solo las mujeres son bombardeadas con estereotipos de belleza sino que los hombres también. Prácticamente la industria de la moda define los estándares de belleza en nuestra sociedad, a tal punto que una persona puede llegar a creer que se ve fea si no utiliza joyas.

Para algunos son las joyas, para otros la ropa costosa, para otros peinados ostentosos, y reitero, nada en esa lista es mala en si misma, sino que muestran las inclinaciones del alma. Es irreal pensar que al quitarse las joyas, una persona inmediatamente se vuelve piadosa, sin embargo si un cristiano no tiene su mirada puesta en objetos tan triviales, no sentirá ninguna dificultad al abandonar tales prácticas si así lo desease.

Con respecto a este tema Elena G. White escribió: "No vale la pena deciros que no debéis usar esto o lo otro, pues si el amor de esas cosas vanas está en vuestro corazón, el desprenderse de vuestros adornos será tan sólo como cortar el follaje de un árbol. Las inclinaciones del corazón natural se manifestarán nuevamente “ Eventos de los últimos días, pp. 89, 90

Otros aunque afirman poder abandonar el uso de las joyas cuando quieran, se oponen fuertemente a esta enseñanza citando porciones de las Escrituras como José usó “anillo y collar de oro en su cuello” (Génesis 41: 42), que Saúl usó un brazalete (2 Samuel 1: 10), que Mardoqueo uso un anillo dado por el Rey Asuero (Ester 8: 2), y que el Rey Belsasar le dio a Daniel una túnica escarlata y puso collar de oro en su cuello (Daniel 5: 29). Sin embargo olvidan que la Biblia también es un registro histórico, que simplemente narra los acontecimientos de la época y no hace de las historias una normativa.

1 Pedro 3:3,4 nos recuerda nuevamente: "Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios". Es entendible que muchas iglesias hayan abandona estas enseñanzas, porque muchas veces se presta para criticar o juzgar a los hermanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario