ESTA PÁGINA USA COOKIES


miércoles, 10 de agosto de 2016

¿POR QUÉ YA NO ESTOY A FAVOR DE LA MUSICA CRISTIANA CONTEMPORANEA?



¿POR QUÉ YA NO ESTOY A FAVOR DE LA MUSICA CRISTIANA CONTEMPORANEA?

¿Por qué ya no estoy a favor de la música cristiana contemporánea? Primero definamos: ¿Qué es música cristiana contemporánea? según lo menciona Wikipedia: “La música cristiana contemporánea se suele considerar diversa en cuanto a los estilos musicales que comprende. Desde formas renovadas de música mesiánica, los géneros contemporáneos más clásicos como góspel, soul, balada, folk, country, blues, jazz, pop, rock alternativo o rock cristiano, hasta el metal, hardcore; ritmos latinos como el mariachi, la salsa, y la música ranchera, o ritmos más modernos como el hip hop, reggae, música electrónica, e incluso otros estilos musicales contemporaneos como la música global.” En otras palabras la música cristiana contemporánea se caracteriza por el uso variado de estilos o géneros musicales propiamente dichos. Ahora bien ¿Qué problema hay en todo esto? El problema es que la estructura musical de la música cristiana contemporánea no se ajusta a los parámetros indicados en las Sagradas Escrituras por lo que ésta no debe ser aceptada ni promulgada en el contexto de la adoración y/o evangelización. Hacer todo lo contrario significa simplemente desobedecer la Palabra de Dios lo que produce en sí mismo la perdición eterna. ¿Qué parámetros establece la Biblia sobre el hecho de hacer música de alabanza y/o evangelización? Mencionaré solo dos: Decencia y orden, según lo refiere 1 Corintios 14: 40 “Hágase todo decentemente y con orden” Ahora por favor, lea lo siguiente que es vital e importante:

La música y sus efectos en el cuerpo

Los efectos de la música sobre el ser humano han sido un tema del más profundo interés desde la antigüedad, como se pone de manifiesto en la siguiente cita: “Todas las emociones son producidas por la melodía y el ritmo. La música tiene poder de formar caracteres… siendo sus arreglos muy importantes para que los varios modos puedan distinguirse por sus efectos en el carácter. Uno por ejemplo trabaja en dirección de la melancolía, otro a la feminidad, uno fomenta el abandono y otro el control de uno mismo y otros entusiasmos” (Aristóteles).
Ante la presente crisis de la música, algunos filósofos y expertos se han pronunciado. Por ejemplo, Howard Hanson, compositor prominente y profesor de música en la Universidad de Eastman dice: “La música es un arte curiosamente sutil con innumerables y variadas connotaciones emocionales. Está formada por varios ingredientes y de acuerdo a la proporción de estos ingredientes puede ser suavizante o vigorizante, ennoblecedora o vulgarizada, filosófica u orgiástica. Tiene poder tanto para lo malo como para lo bueno”.
Entiéndase por ingredientes de la música aquí mencionados a:
  • Melodía (Tonos arreglados).
  • Color (Calidad de sonido).
  • Armonía (Conjunto de tonos para creación de acordes).
  • Ritmo (Distribución específica de tiempo dado una nota o sílaba).
  • Compás (Cuán rápido o lento debe ser cantado el ritmo).
Es interesante como se comenzaron a mezclar estos componentes para lograr nuevos ritmos musicales, rompiendo la armonía de las familias naturales donde se basan todos los compases, la familia armónica 2/4, cuál es el 4/4, y la familia armónica del 3/4. Es aquí donde los efectos negativos de la música comienzan moviendo los acentos de esta familia a la posición no natural. Ejemplo: En la familia 4/4 que es la más usada, los acentos fuertes caen en el segundo y cuarto compases produciendo armonía, pero si dejamos el acento primario en el segundo tiempo y el secundario lo cambiamos al tercero, produciríamos una síncopa o ritmos múltiples. Lo mismo ocurriría si se tocan los cuatro tiempos del compás 4/4 como acentos fuertes. La ciencia ha demostrado que la exposición a la música armónica refuerza los ciclos rítmicos del cuerpo, equilibra sus procesos y sincroniza los mensajes nerviosos, trayendo el cuerpo a un estado real de homeostasis. Sin embargo, SER EXPUESTO A LA MÚSICA DISONANTE O SINCOPADA, COMO QUERAMOS LLAMARLA, PRODUCE TODO LO CONTRARIO. PUEDE PRODUCIR ALTERACIÓN DE LOS LATIDOS DEL CORAZÓN CON CAMBIO DE LA PRESIÓN ARTERIAL, ESTIMULACIÓN HORMONAL DESPROPORCIONADA, PRODUCIENDO POR UN LADO MERA EXCITACIÓN Y POR EL OTRO LADO UN ESTADO DE INCONCIENCIA. Para mantener un sentido de bienestar e integración es esencial que el hombre no sea expuesto a ninguna clase de ritmos que no estén de acuerdo con los naturales de su cuerpo. Tengamos en mente entonces que el juicio deteriorado y el comportamiento impropio puede ser obvio para un individuo afectado, pero la mayoría de las veces es el último en notarlo. La Biblia también expresa en 1 Corintios 3:16, 17 que nuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo y por lo tanto no debemos dañarlo oyendo músicas de naturaleza alterada (síncopada).

Mi testimonio

Hoy usar música contemporánea en el servicio religioso está de moda sin lugar a ninguna duda; yo la promovía y la producía. Me fascinaba, me causaba una satisfacción única pero todo eso ya quedó atrás puesto que me di cuenta que estaba en lo incorrecto. Éste tipo de música me conllevaba a buscar la fama aun dentro de mi círculo cristiano Adventista del Séptimo Día, añoraba tener muchos likes en mis publicaciones de Facebook, me gustaba que las chicas me expresaran sus piropos en las fotos que subía a mi muro, a veces eran algo indecentes, pero no me importaba.

Geoffrey Royce Rojas, conocido como Prince Royce o también conocido como el príncipe de la bachata.

Recuerdo que los sábados iba a la iglesia con pantalón jean y saco formal, portaba un polo o bien una camisa de vestir, al estilo de Jesús Adrián Romero. Ya estaba pensando en cambiarme de look para verme todavía un poco más atractivo y mi modelo era Prince Royce (príncipe de la bachata) También deseaba que los chicos y las chicas me buscaran para tomarse fotos conmigo, deseaba ser admirado y sí, todo esto estaba consiguiendo (me hacía cada vez más soberbio), mi ego era exaltado con aplausos y con fuertes amenes después de cada presentación y mientras transcurría el tiempo creaba más alabanzas con ritmos modernos y para ello escuchaba la música de otros grupos seculares o evangélicos que no tiene caso mencionarlos, toda esta actividad alimentaba mi lado carnal y me justificaba a mí mismo diciendo: “aquí nada es perfecto”, “no hay santo, ni siquiera uno” así que seguía adelante con mis planes ambiciosos (en ese entonces, incluso, no creía que era malo escuchar música con ritmos alterados o sincopados) Desde luego como artista cristiano buscaba sacar provecho económico con mi música pegajosa y claro de todas formas no perdía de vista el hecho de predicar el Evangelio por medio de mi música, por cierto yo creía equivocadamente que el Evangelio solo consistía en proclamar el siguiente mensaje: “Jesús murió para salvarte del pecado, acéptalo y serás salvo”-San Juan 3:16- no obstante, tiempo después descubrí que el mensaje del Evangelio eterno considera también otras preciosas verdades fundamentales las cuales deben ser estudiadas y acatadas por fe según lo señala Apocalipsis 14: 6-12. Terminaré diciendo que el Evangelio exige de todo creyente una vida pura y santa y esto se ha de ver reflejado en todos los aspectos de la vida a nivel integral (música, alimentación, vestimenta, entretenimiento, relaciones, aspiraciones, etc.)


Charles Haddon Spurgeon fue un pastor bautista británico.

CITAS ÚTILES

“En sus esfuerzos para alcanzar a la gente, los mensajeros del Señor no han de seguir los métodos del mundo. En las reuniones que se celebran no tienen que depender de cantores mundanos y del fausto teatral para despertar el interés. ¿Cómo se puede esperar que aquellos que no tienen el interés en la Palabra de Dios, que nunca la han leído con el sincero deseo de comprender sus verdades, canten con el espíritu y el entendimiento? ¿Cómo pueden estar sus corazones en armonía con las palabras de un himno sagrado? ¿Cómo puede el coro celestial unirse a una música que es únicamente una forma?...La música secular o aquella que sea de naturaleza dudosa o cuestionable nunca debiera introducirse en nuestros cultos.” (Manual de Iglesia, Págs. 73, 74)
“La música es una de las artes más sublimes. La buena música no sólo proporciona placer, sino que también eleva la mente y cultiva las más finas cualidades. Dios usó a menudo los cantos espirituales para conmover el corazón de los pecadores y llevarlos al arrepentimiento. La música degradada, por el contrario, destruye el ritmo del alma y quebranta la moralidad. Debe ejercerse gran cuidado en la elección de la música. Cualquier melodía que participe de la naturaleza del jazz, el rock u otras formas híbridas semejantes, o cualquier expresión del lenguaje que se refiera a sentimientos tontos y triviales, serán rehuidas. Usemos sólo buena música en el hogar, en las reuniones sociales, en la escuela y en la iglesia.” (Manual de la Iglesia, Págs. 154)

No hay comentarios:

Publicar un comentario